Formar desde la universidad para el ejercicio de la libertad de prensa en México

Fue en 1993 cuando La Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) proclamó el 3 de mayo como el Día Mundial de la Libertad de Prensa. Esta fecha, más que una celebración, conmemora a todos aquellos profesionales de la información que han muerto víctimas de quiénes no han permitido a lo largo de la historia una prensa libre, pluralista e independiente.

  • 11 Mayo
  • 326 Vistas
  • Noticias
  • Mtra. Claudia Olivia Pérez Vázquez
Valora este artículo
(1 Voto)

La falta de libertad en el ejercicio del periodismo siempre será una muestra de la indolencia e intolerancia que existe en la sociedad, cualquiera que ésta sea. Los periodistas no siempre pueden garantizar la verdad, ya que ésta en sí misma es subjetiva, pero se debe recordar que una parte inherente de su compromiso informativo es actuar con responsabilidad social, la cual se traduce en: precisión, independencia, equidad, imparcialidad y sentido humano.

Hoy tengo la misión de dirigir un Campus de la Universidad ICEL y el compromiso de formar profesionales que generen cambios positivos en la sociedad. Hoy mi trabajo es fortalecer el valor de la educación en el proyecto de vida de jóvenes ávidos de trascendencia, pero como comunicóloga que soy, dedico este espacio no sólo para reflexionar sobre el ejercicio de la libertad de prensa en nuestro país, sino en la responsabilidad que conlleva formar a nuestros estudiantes de la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación en términos de la deontología periodística.

Comparto que hace más de 20 años me encontraba en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM estudiando Ciencias de la Comunicación. Recuerdo perfectamente escuchar a cada uno de mis profesores de periodismo explicar el compromiso que adquirimos los comunicadores con la audiencia para informar con tres principios medulares: investigación previa, comparación de hechos y la comprobación de datos.

Aprendí que el escribir o relatar una nota periodística para el medio de comunicación que fuere implicaba un nivel de análisis y disertación importante. Imposible basar la argumentación en frases como “me dijeron”, “lo leí por ahí”, “me enteré”. No importaba que se tratase del género periodístico más simple -nota informativa-, o el más complejo -reportaje-, siempre debía soportarse en fuentes de información confiables y de investigación, tanto documental como de campo.

Ejercer el periodismo, sobre todo en ámbitos álgidos como la política o la economía, tiende a poner al periodista en la necesidad de revelar cuestiones encubiertas que afectan intereses de posición o poder. Es por ello que se requiere de una metodología cuidadosa y, en muchas ocasiones, soportada a través de fuentes primarias orientadas a una rigurosa comprobación de hechos.

Sin duda, la llegada de Internet a la vida cotidiana de los seres humanos ha significado el factor de cambio más importante de los últimos tiempos en el ejercicio del periodismo. La forma de organizar la empresa periodística ha cambiado en competencias, roles, funciones, horarios, el tipo de lenguaje y, lo más importante, en la relación con los usuarios.

En ese escenario, las redes sociales tienen un protagonismo creciente. La interacción entre periodista y usuario permite trascender del concepto de información al de comunicación en el quehacer periodístico. Hoy, una noticia subida en una red social genera un modelo comunicativo multidireccional, con un sistema democrático de actuación en la que se construyen nuevas jerarquías del poder comunicativo, las cuales podrán ser permanentes o transitorias con base en el nivel de profesionalización y de credibilidad ganadas.

Trabajar desde las aulas, en el ejercicio de la libertad periodística implica aprovechar los recursos de la multidireccionalidad comunicativa, ya mencionada, pero sin perder los principios éticos y de responsabilidad en el manejo del hecho noticioso convertido en noticia.

La libertad de expresión debe ser la consecuencia de la precisión informática y de un ejercicio de despersonalización. Es aprender a discriminar datos, compararlos y verificarlos, es también un acto de responsabilidad.

En esta conmemoración anual del Día Internacional de la Libertad de Prensa, recordemos el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas de 1948. “Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”.

Por ello conmino a nuestros estudiantes de Ciencias de la Comunicación a rendir tributo a quiénes han muerto en defensa al derecho a la información; pero también a responsabilizarse con un quehacer periodístico ético y basado en fuentes de información comprobables, a investigar, a profundizar y a ser parte del respeto que merece el periodismo como profesión.

Mtra. Claudia Olivia Pérez Vázquez, directora de Campus Coacalco

Modificado por última vez en Lunes, 11 Mayo 2020 12:24
keyboard_arrow_up
Universidad ICEL, cumple tus metas con nosotros
Universidad ICEL - Formar desde la universidad para el ejercicio de la libertad de prensa en México - QR Code Friendly