Conferencia Nacidos para ganar

Conocer la grandeza personal y luchar por alcanzar los sueños es lo que nos fortalece a pesar de las adversidades, de las carencias y del dolor que representa la falta de una figura materna o paterna, y esto, por otra parte, nos impiden darle sentido y rumbo a la vida.

Valora este artículo
(0 votos)

Este fue parte del mensaje que el 18 de enero pasado Martha Barragán dio a los más de 60 estudiantes de bachillerato Comunicación del campus Tlalpan-Coyoacán, que se reunieron para escuchar su conferencia intitulada Nacidos para ganar.

Caricaturista, ingeniera, feminista y amante del buen humor, Martha Barragán narró parte de su historia personal y de los problemas que debió de enfrentar para salir adelante y saber que era una triunfadora a pesar del rechazo que tuvo por parte de su padre desde su nacimiento al saberla niña y no varón.

“En esa época –cuenta ella– te educaban para casarte y tener hijos. Estudiar era cosa de hombres, pero yo sabía que mi vida tenía que ser diferente y desafié a todos y a todo”.

La conferencista buscó motivar a los y las alumnas a salir adelante y lograr sus metas personales y profesionales. Dijo que los problemas económicos son factor de preocupación para mucha gente, y que sentirse ganador en este México tan lastimado pudiera parecer imposible, pero todo es cuestión de perseverancia, de entrega, de pasión y de seguir preparándose y esforzándose todos los días.

Entusiastas, perceptivos, participativos y con buena vibra, los jóvenes, que en su mayoría eran varones, atendieron la ponencia con interés, y se retroalimentaron al escuchar que es necesario un plan de vida y una estrategia clara para lograr trascender.

“La suerte no existe –enfatizó Barragán-, se requiere responsabilidad, responder por las emociones; nadie te hace feliz, la decisión es personal y ser responsable te hace libre”.

Destacó cómo las mujeres tenemos un gran desafío: una dura realidad qué enfrentar en un país en donde las cifras de feminicidio se maquillan para no alarmar a la población o despertar pánico.

Aclaró que esta simulación nada soluciona ni oculta, pues hay mujeres muriendo todos los días, y que 98% de los feminicidios quedan impunes. “Hay mucho por hacer y victimizarnos tampoco es opción, por el contrario, conviene pensar que todo lo que nos sucede en la vida es para algo, y lo negativo hay que tomarlo como un trampolín para llegar a algo positivo”, sentenció la ponente.

Modificado por última vez en Jueves, 02 Febrero 2017 18:27