Deleite de la Repostería Mexicana

El tradicional pan de muerto que se ha convertido para los mexicanos en un verdadero placer tiene sus orígenes en la época de la Conquista, este producto alimenticio fue inspirado en rituales que se realizaban durante el periodo prehispánico, se dice que el gusto para la elaboración de tan especial pan se liga a los rituales de sacrificios humanos.

Valora este artículo
(1 Voto)

Asimismo, cuentan los historiadores que en el México de antes de la Conquista se realizaba un ritual que era ofrecido a los dioses, en donde a una princesa se le arrancaba el corazón de su pecho y aun latiendo era introducido en una olla que contenía amaranto y después el sacerdote o quien encabezaba el rito, mordía el corazón en señal de agradecimiento a su dios.

Los españoles se opusieron a este tipo de prácticas de sacrificio y elaboraron un pan de trigo en forma de corazón, lo bañaron con azúcar pintada de color rojo, simulando la sangre de la designada doncella. Así, de esta manera nace la elaboración del tradicional pan de muerto.

Cada cultura o población le ha ido agregando su sello característico en la elaboración de tan especial pan y su significado se sigue conservando, ya que el círculo que se encuentra en la parte superior del mismo representa el cráneo, las canillas son los huesos y el sabor a azahar es para recordar a los difuntos o fallecidos.

Los panes se clasifican en Antropomorfos (figuras humanas), Zoomorfos (formas de animales), Fitomorfos (representaciones de vegetales) y Mitomorfos (mezcla de todas las formas).

Asimismo y apegados a esta rica tradición, la Coordinación de Gastronomía de la UI campus La Villa, misma que dirige el chef José Humberto Ordaz Rojas, llevó a cabo con éxito una clase para la elaboración de este deleite para el paladar, en la que participó la comunidad UI, preparando distintos pan de muerto, uno relleno de nata, el tradicional con azúcar y otro más rústico, tal y como se prepara en la región oaxaqueña.

Thumbnail image