FOMENTO A LOS VALORES El Pequeño Alan se Robó su Corazón, Durante la Visita al Orfanato La Paz

Su nombre es Alan, el único varón del orfanato infantil La Paz, y por su tierna edad y entusiasmo, literalmente se robó el corazón de los estudiantes universitarios del tercer cuatrimestre en Administración, quienes visitaron este sitio con fines altruistas y académicos.

  • 13 Septiembre
  • 272 Vistas
  • Noticias
  • Rosario Chávez González
Valora este artículo
(0 votos)

Hasta este orfanato situado en la calle General Pedro María Anaya 68, colonia Martín Carrera, de la delegación Gustavo A. Madero (CDMX), llegaron los alumnos con el objetivo de fomentar valores sociales.

Ahí conocieron al pequeñito Alan, a quien se le permite residir en este asilo conformado por 25 niñas de entre tres y 16 años de edad, debido a que fue abandonado y rescatado junto con sus dos hermanitas, pero sobre todo porque ha sabido ganarse el cariño de todos por sus deseos de vivir la vida intensamente, como lo demostró durante la visita de los jóvenes de bachillerato del campus La Villa.

Suzzet Pérez, una de las estudiantes universitarias, comentó: “Organizaron la visita para entender la importancia que tienen los orfanatorios en la comunidad y cómo interactuar con los niños para entender mejor de qué manera se les puede ayudar, además de crear conciencia sobre los valores de gratitud y ayuda”.

En la visita programada se organizaron juegos, actividades lúdicas y una comida con las niñas del orfanato. Fue ahí donde el pequeño Alan les expresó un cálido recibimiento con una gran sonrisa y la empatía que logró con todos sus visitantes, ganándose el corazón de todos.

“Fue una experiencia muy bonita. Entendí que nosotros tenemos todo y no siempre lo valoramos: una familia, casa, la oportunidad de estudiar y otras tantas cosas; pero también observamos que con lo poco que tienen son muy felices”, comentó el estudiante Benjamín Sánchez.

Y más tarde, recordó: “Nos llevamos su actitud y ganas de seguir adelante sin mirar atrás. Aprendimos que las cosas materiales son en realidad secundarias y lo que prevalece es el amor. Fue algo imborrable, lo seguiremos haciendo por siempre: ayudar al prójimo es una gran experiencia en la vida”.

Esta visita se realizó en el marco de la asignatura de Relaciones Públicas, en donde los alumnos buscan generar una imagen de la universidad muy positiva hacia el exterior, mostrando los valores que en ella aprenden, como bondad, cooperación, gratitud y sociabilidad, entre otros.

Como resultado los estudiantes se comprometieron a regresar y programaron una serie de visitas frecuentes para poder ayudar a las niñas, y a Alan, el residente más especial de la casa-hogar.

Modificado por última vez en Jueves, 14 Septiembre 2017 16:26