Nos Tocaron Los Claxons… y nos Hicieron Felices

La fecha fue cabalística: 16-04-16, y la velada, mágica. Los astros, con una magnífica luna que recortaba con su luz el firmamento, hicieron una conjunción perfecta para que el grupo regiomontano Los Claxons, cautivara al público del Aero Music Show.

Valora este artículo
(0 votos)

En este banquete musical que dio continuidad a la fiesta de globos aerostáticos, comida, amigos, ritmos y, luces, esta banda dejó caer bajo su influjo el espíritu de los 10 mil asistentes, entre quienes se encontraban alumnos y miembros de la Universidad ICEL (UI), para ofrecer una velada de calidad indiscutible.

La cuenta regresiva para iniciar el concierto, y que se observaba en las pantallas gigantes, fue seguida en coro por el público que asistió el sábado 16 de abril al infield del Hipódromo de las Américas para atestiguar este espectáculo que formó parte de los festejos por el 25 aniversario de la UI.

Con mucha alegría y desenfado, amplia sonrisa y un sombrero portado casualmente, Nacho Llantada atrajo las miradas femeninas y las voces de todos para corear piezas como Heridas, Al otro lado, y la muy movida Un día de sol.

La alegría rockera se constató con Flores en febrero y en la pieza Personajes, por la que desfilan, como cita la canción: “personas que han logrado cosas importantes”, y que iban desde Mike Tyson, Babe Ruth, Bill Gates, Beethoven y Elvis Presely, hasta Hugo Sánchez, Batman y El Guasón.

El romanticismo brotó a flor de piel con La posibilidad, Antes que el mío y Cautiverio, que fueron seguidas con celulares grabando y voces sensibles que cantaron al unísono las llegadoras estrofas.

Las palmas se las llevó Edgar Cholo Lozano con un solo de guitarra que desgarró más de un alma, y luego tocó el turno a Mauricio Sánchez para agradecer al público por estar presentes en el espectáculo.

Reconoció el guitarrista que esta Ciudad de México tiene público para todo y todos, y que esa noche competían con los conciertos que ofrecían en el Foro Sol la banda británica Coldplay, y el mexicanismo Vicente Fernández con su despedida en el estadio Azteca.

Enmarcados por un globo con una máscara de lucha libre y otra con una calavera estilo Día de Muertos, Los Claxons continuaron interpretando los éxitos que desde su primer álbum Sin ganga (2004), les han valido dos nominaciones al Gramy Latino, y sobre todo el cariño de un público fiel que ha disfrutado una a una las seis producciones discográficas con las que cuentan, siendo la más reciente Centro, Sur y al otro lado (2015).

Pablo González, en el bajo, y Cesáreo Castillo, en la batería, hicieron lo propio al inyectar con energía los ritmos y acordes que hicieron posible que en medio de bailes, coros del público y de ese tránsito intenso de rock-pop pudieran decirse con gusto: Nos tocaron Los Claxons y nos hicieron felices.

Modificado por última vez en Lunes, 01 Agosto 2016 10:33