Recetas gourmet hechas con cariño y un toque novedoso

“Para hacer un buen muffin o cupcake el ingrediente principal es el cariño que le tienes a tu oficio y lo transmites a la masa e ingredientes con que lo horneas”. Así se expresó con una sonrisa franca Patricia Vargas García Wigueras, estudiante de la Licenciatura en Administración de Empresas Turísticas y joven emprendedora quien nos comparte este consejo, uno de los secretos del negocio que desea iniciar junto con tres compañeros más de la carrera.

Valora este artículo
(0 votos)

“Puede sonar un poco cursi, pero es lo más real –nos dice con su semblante relajado y alegre–. Cuando uno está de mal humor, mejor ni meterse a la cocina, pero en cambio, si cocinas con alegría, con gusto, eso lo vas a transmitir a tu platillo, porque con esos mismos sentimientos vas seleccionar los ingredientes, los vas a cortar y a transmitirles esa parte positiva de ti”.

Pero si algo hace verdaderamente original a las recetas de la empresa en ciernes Muffin & Cupcakes es la variedad de pastelillos salados gourmet que ofrecen a su público. “Tenemos la idea de que estos productos de repostería deben ser dulces, es lo tradicional, pero nosotros estamos explorando un nuevo nicho comercial con nuestra propuesta, pues nos propusimos innovar, y creo que con esto conseguimos la atención del público”, nos añade con esa sonrisa siempre a flor de piel.

De la expo a la incubadora

El proyecto, con su slogan El placer de degustar, fue presentado en el marco de la Expo Emprendedores, organizada en el campus La Villa de la Universidad ICEL (UI), donde más de 50 proyectos de jóvenes deseosos de convertirse en gente de negocios montaron un stand para hablar de los productos y servicios que piensan ofrecer en el mercado.

Allí participó Patricia junto con sus compañeros Areli Jaritzi Arriaga Núñez, Marcelo Vargas Moreno y Nancy Carmona Ruiz, presentando su línea de repostería fina y un nuevo producto estrella, el muffin de carne con papa, servido sobre una cama de pasta de hojaldre y aderezo de mostaza, queso crema y mayonesa, auténtica receta gourmet.

Muffin & Cupcakes surgió como parte de las materias de Desarrollo Organizacional y Estrategias de Mercadotecnia. Gracias a la asesoría de los profesores Martín Ricardo Ávila Pedroza y María del Carmen López Basilio, los cuatro compañeros integraron un solo equipo con la propuesta original de crear un negocio original, y así surgieron las recetas saladas gourmet para dos productos que originalmente son de repostería, es decir, son dulces.

“Algo que nos ha unido como grupo en esta aventura que recién empezamos es que a todos nos gusta la gastronomía, una profesión que va muy de la mano con nuestra carrera de Turismo, por lo que todos disfrutamos trabajando en este proyecto”, nos confiesa Areli Arriaga, quien advierte: “muy pronto ingresaremos nuestro plan de negocios al Centro de Incubación de Empresas de la UI para dar el salto final y convertirnos en empresarios formales”.

Muffins y cupcakes dulces preparados a base de frutas, como el de zarzamora y queso con zarzamora “muy de moda en Estados Unidos”, son parte de la oferta tradicional de la empresa en ciernes, peros estos jóvenes creadores están trabajando ya con recetas novedosas, elaboradas con pescado (atún), o bien con un toque mexicano, como los preparados con mole y al tequila.

“Hemos pensado en hacer promociones de temporada, con preparaciones especiales, como en Cuaresma, fiestas mexicanas, Días de Muertos o Navidad, para mantener siempre el interés de nuestra clientela”, nos indica Nancy Carmona, quien se considera amante de la gastronomía.

Para finalizar, Marcelo Vargas explicó, “Creemos que nos ha resultado tan bien y con tan buenos resultados en la Expo Emprendedores que por eso decidimos continuar con el esfuerzo hasta verlo concretado”.

Estudiante original con ideas innovadoras

Patricia Vargas García Wigueras tiene hoy 23 años, los mismos que tiene la Universidad ICEL desde su fundación, es de ascendencia francesa (de ahí la extraña forma de escribir su apellido Wigueras, heredado por su abuelo que fue oficial del ejército galo durante la Primera Guerra Mundial), y actualmente está cursando el quito cuatrimestres de la Carrera de Administración de Empresas turísticas en el campus La Villa.

Antes de ingresar a la universidad, ella cursó el bachillerato en Técnicas de Computación, en el Centro de Estudios Científicos y Tecnológicos (Cecyt) del Instituto Politécnico Nacional (IPN): “siempre se habido que me dedicaría al turismo, pero consideraba a la computación como una herramienta muy importante para darle a mi profesión un mayor sustento”.

Cuando por fin ingresó a su formación superior, algo tenía muy claro: “lo que más disfruto es la interacción con las personas, amo a mi país y todo lo que su geografía, costumbres y tradiciones le ofrecen al visitante, nacional o extranjero, por eso es que estudio esta carrera que me permite compartir lo mejor de México con mis paisanos y con el mundo”, nos comenta entusiasmada.

De voz firme y segura; alta, espigada y de largo pelo rizado que la hacen ver hermosa –ella incluso es modelo profesional y trabaja con el diseñador Jorge Castellanos para El Palacio de Hierro– Patricia nos explica: “Estudiar Turismo fue mi mejor decisión porque lo hago con pasión, con verdadera entrega y gran gusto, por eso creo que la sonrisa es la mejor carta de presentación que tenemos todos los mexicanos ante los visitantes, y yo la esgrimo de manera natural y con gusto”, nos comenta no sin cierta coquetería, y luego remata diciéndonos: “Siempre una sonrisa, debería ser lema para campañas turísticas, porque incluso si algo sale mal y una persona se queja de algún mal servicio, una explicación acompañada de esta expresión en el rostro tiene efectos muy benéficos”.

Al ahondar en su proyecto como emprendedora, nos comenta que su hermana Alejandra es chef de profesión que trabaja en reconocido restaurante de mariscos en la colonia Roma: “Yo le pregunto todo lo relacionado con las recetas e ingredientes que podemos emplear en la preparación de los muffins y cupcakes, y me ha orientado muy bien”, pero también se confiesa: “En realidad me gusta la gastronomía, pero disfruto más le decoración y creo que este es otro de los elementos clave que hacen de nuestros productos algo tan especial”.

Comentó que las recetas son gourmet, porque son ingredientes especiales elaborados en proporciones pequeñas pero que satisfacen al comensal, por lo que sí tienden a ser un poco más costosos que la repostería tradicional, por lo que pueden alcanzar un precio de hasta 25 ó 30 pesos.

Antes de concluir con la entrevista y de manera espontánea nos comentó estar muy agradecida con la Universidad ICEL, ya que como madre de una pequeña tuvo que dejar la universidad por más de dos años, y ahora que regresó no ha tenido problemas para continuar con sus estudios.

“En verdad me siento muy orgullosa de estudiar aquí y siempre voy por la vida presumiéndolo, porque en verdad te abren las puertas de la educación. A mí me ha ayudado mucho y por eso estoy a punto de terminar mi preparación académica pero con algo más, que ahora es mi empresa, de ahí que espero poder combinar mi profesión y mi negocio”.