Sólo nos Falta Capacitación: Armando Bojórquez

Pareciera una simple cliché pero es realidad. Por sus paisajes, cultura, gastronomía, infraestructura y la tradicional hospitalidad de su gente, que es divisa reconocida en el mundo, México es importante potencia en materia de Turismo, pero algo nos falta aún para tomar el máximo liderazgo.

Valora este artículo
(0 votos)

Es Armando Bojórquez Patrón quien nos habla de esto y nos comenta en tono aleccionador: “Ocupamos hoy el lugar número 11 en captación de visitantes, y bien podríamos estar entre los cinco primeros destinos en el mundo, pero aún debemos mejorar nuestros servicios, ofrecer calidad y competitividad, ahí estamos todavía débiles”.

Y para ratificar su afirmación, el presidente de la reconocida agencia Viajes Bojórquez, ganadora de diversos premios nacionales, nos comparte un dato: “Existe un gran abismo entre la atracción de visitantes, la captación de divisas, y más aún en el tema de competitividad, donde tenemos niveles muy bajos al estar situados en el número 34, según encuestas de calidad aplicadas por la Secretaría de Turismo (Sectur)”.

Situado frente a una aromática taza de café, en la cafetería vecina a su negocio de la calle Río Lerma, en la colonia Cuauhtémoc, donde tuvo la gentileza de recibirnos, nos comenta sonriente: “Gracias a nuestro buen café hoy tenemos también el llamado turismo rural, con interesantes visitas a fincas cafetaleras, situadas siempre en impresionantes paisajes verdes”.

Lugo de la salutación y de revisar el ejemplar 20 de la gaceta InfoICEL, dedicada al tema del Turismo, nos ratifica el título principal del periódico: “Sin duda alguna, este es el primer generador de empleos en el país”.

La charla se centra entonces en la llamada “industria sin chimeneas”, en el potencial del país, que ha llegado a ocupar el noveno lugar mundial, así como en su importancia como generador de riquezas para el país ya que ocupa el puesto número tres ocupa en lo relacionado a la captación de divisas, tan sólo después de las generadas por el petróleo y el envío de remesas de migrantes que hoy trabajan en Estados Unidos.

“No hay equilibrio entre el número de personas que nos visitan y la derrama económica que dejan, y se tiene que avanzar en esto”, asevera con cierto dejo de desesperación, pero luego, con mayor confianza, señala: “Nos hace falta gente bien capacitada, por eso los universitarios son los mejor preparados y pueden aprovechar a plenitud estas oportunidades de desarrollo profesional, pero también deberán enfrentar los principales retos”.

Impecablemente vestido de traje oscuro y camisa blanca, don Armando luce peinado clásico con un pelo negrísimo y abundante, que no refleja la gran experiencia en el mundo del turismo que tiene al frente de Viajes Bojórquez, la empresa familiar fundada por su padre y su familia en 1970, y que hoy constituye un verdadero pilar para el desarrollo de esta actividad en el país.

“Debemos hacer la tarea”, nos dice reflexivo cuando estamos ya situados en su oficina: “Ya la llevamos avanzada, pero aún nos falta llenar muchas hojas más, y las nuevas generaciones trabajan en ello con su educación”. Al fondo nos vigila una pequeña estatua de la Diana Cazadora, y otra más del Ángel de la Independencia, obra y regalo de su amigo, el reconocido artista Oscar Ponzanelli.

Afirmó que para los egresados universitarios hay un gran porvenir porque se abren cada vez más alternativas. En el sector existen actualmente entre 50 y 60 segmentos donde se pueden desarrollar un profesional del Turismo, desde los tradicionales destinos de sol y playa, descanso vacacional, familiar y paseos coloniales, hasta los más novedosos, como el de aventuras, ecoturismo, el deportivo “¡y hasta el turismo espacial!”, nos enfatiza un tanto divertido.

Turismo de grupos y convenciones, religioso, musical, de salud, de deportes, rural, de eventos sociales (bodas, quince años…), de cruceros, de intercambios académicos internacionales; de gran turismo y aún los llamados “mochileros”, existe una variada gama de estos segmentos en los que, según nos comenta, nuestro país ha hecho innegables aportes.

En turismo arqueológico, México ha sido ejemplo en todo el mundo, con casos reconocidos como Chichén Itzá, Palenque o Teotihuacán, y actualmente catapulta el tema relacionado con su gastronomía, gracias al reconocimiento que le hizo la ONU como Patrimonio Cultural Intangible de la Humanidad.

“Otro segmento interesante –nos apunta el empresario– es el de espectáculos, razón por la que recién firmamos convenio con Ticket Máster para promover viajes y excursiones a eventos, como conciertos, por ejemplo”.

Hijo de tigre…

Amante de la cocina yucateca, “especialmente del relleno negro y los huevos motuleños”, Armando Bojórquez Patrón, un gran visionario para la promoción del turismo nacional, es hijo de otro gran pionero de esta industria, don Alberto Bojórquez Pérez, quien construyó el primer hotel de Cancún, en 1974, cuando este destino aún no estaba bien comunicado ni contaba con infraestructura.

“Se trataba de un lugar virgen aún, donde decía mi padre, que se veía el mar turquesa y se comían las mejores langostas”, y ahí fue donde se edificó el hotel Bojórquez, que después pasó a ser el Club Caribe, y luego el Plaza Las Glorias.

“Pero lo más importante es que don Beto –como le decían cariñosamente en el gremio–, fue de los primeros que confió en el potencial de Cancún para atraer visitantes nacionales y extranjeros. Hoy es el principal destino de México”.

Fue tal aportación que don Alberto hizo para detonar este centro de atracción mundial, que el entonces presidente Luis Echeverría Álvarez apoyó la propuesta de que al cuerpo de agua situado al final del boulevard Kukulkán, el principal de la zona hotelera, fuera bautizado con el nombre de laguna Bojórquez, en honor de este visionario.

A casi cuatro décadas de ese feliz acontecimiento, y a 53 años de haberse fundado Viajes Bojórquez, su actual líder, cabeza de familia e importante empresario recuerda su juventud, cuando ayudaba a su padre a vender condimentos yucatecos en el departamento de la colonia Narvarte que ocuparon, luego de mudarse de su natal Yucatán a la Ciudad de México.

“Vivía con mis hermanos, mi única hermana y mi madre, Delfina Patrón, y le ayudábamos a papá a empaquetar condimentos y otros ingredientes de la cocina del sureste, como la horchata, para otra de sus empresas, la llamada Condimentos Yucatecos El Boxito”. Poco después, y animado por compañeros de trabajo, don Beto comenzó a organizar viajes turísticos.

Autor del libro El pequeño gigante del turismo, (editorial Trillas, México, 2011) donde narra parte de la vida de su padre, de su familia y la suya propia, así como del origen de la agencia turística y sus aportaciones a esta industria, Armando Bojórquez entreteje con sentida admiración las lecciones aprendidas.

“Siempre nos inculcó tres cosas”, nos comenta orgulloso: “Su gusto y pasión por el trabajo, principalmente el comercio; su gran cariño por la tierra que nos vio nacer, pero sobre todo nos transmitió su enorme amor por México”.

Aunque el inicio de la prestigiada firma Bojórquez comenzó modestamente con pequeños viajes familiares y con compañeros de trabajo, poco a poco maduró la idea de conformar una empresa cada vez más formal.

El siguiente paso fue integrar rutas turísticas, a las que bautizaban con nombres atractivos y sugerentes: México reino maya, México legendario, México romántico. Poco después surgieron los viajes chárter en autobús, que para la década de 1980 presentaron un auge en renta de aviones para vuelos nacionales e internacionales, aunque poco antes había comenzado la construcción de sus hoteles.

El nuevo mercado europeo

Viajes Bojórquez es líder indiscutible en el movimiento de viajeros. Tan sólo en lo que va del 2013 ha movilizado aproximadamente a 500 mil turistas por medio de sus 200 franquicias y sucursales en México, Centro, Suramérica y Estados Unidos, siendo extranjeros hasta 25% de los paseantes.

“Y estamos por abrir la primera sucursal en Europa, más precisamente, en Austria”, nos comenta Armando un tanto apurado porque se prepara para asistir a un evento con el cónsul de Estados Unidos “ya no suelo asistir a eventos sociales, pero es mi amigo y no pude negarme”.

En otro sentido homenaje que la sociedad mexicana le ha brindado a Viajes Bojórquez por su labor y por ser empresa ejemplar, comprometida con el desarrollo del país, en el año 2009, la Asociación Mexicana de Agencias de Viajes (AMAV) institucionalizó e hizo entrega del primer premio y medalla Alberto Bojórquez para reconocer a los mejores agentes viajeros.

Al preguntarle porqué recomendaría estudiar Turismo a los jóvenes, este empresario ejemplar contestó con toda sinceridad: “Porque es se disfruta mucho viajar, y es necesario hacerlo para conocer rutas y destinos, transportes, lo que se come, precios, servicios…”. Hace una pausa y luego, a modo de confesión, nos comparte: “Es parte de tu trabajo, pero además, como te relacionas con empresarios del medio, es común fraguar sociedades que luego se vuelven grandes amistades”.

Antes de partir a su cita, nos vuelve a confiar: “Mi destino favorito para vacacionar es, sin duda, Cancún; siempre tengo amigos allí que me invitan, desde un desayuno, hasta un alojamiento en instalaciones de lujo”, nos señala con amplia sonrisa, con luego, entrecerrando un ojo entrecerrado, concluye: “Ya lo ves, beneficios del oficio”.