Viernes, 14 Septiembre 2012 11:44

De la independencia de México ¿Sabías qué…?

Rebelde y enamorado

El capitán de Dragones de la Reyna, Ignacio Allende, habitaba en el pueblo de San Miguel El Grande, Guanajuato, estaba enamorado de María Luisa, una muchacha que frisaba los 15 años y era hija de los Corregidores de Querétaro, Miguel Domínguez y Josefa Ortiz. Los padres, confiados en la honorabilidad del joven militar, habían dado su consentimiento para este cortejo.

A la casa de la amada acudía Allende con regularidad para atender su mal de amores, y también a degustar ricos buñuelos con raspadura de naranja y chocolate, que doña Josefa servía en su casa, en aquellas reuniones de gente notable que habrían de convertirse luego en la Conspiración de Querétaro.

Publicado en Noticias