VALERIA MENDOZA TOLEDO: Alegre, Valerosa y Bien Preparada

Desde que la conocí me pareció una joven con carácter, segura de sí misma, responsable, analítica, de firmes convicciones. Se llama Valeria, su nombre significa valor, valentía, y así ha hecho frente a la vida, de modo que a sus 22 años de edad está a punto de alcanzar una de sus metas más soñadas: terminar su licenciatura en Ciencias de la Comunicación.

Valora este artículo
(0 votos)

“Me gusta ser la mejor en todo, ir un paso más adelante que el resto de mis compañeros”, así habla Vale, como cariñosamente le decimos quienes la queremos, al definir su paso por la escuela y sus expectativas en el ámbito profesional.

De tez blanca, complexión delgada, ojos grandes y siempre oliendo como a bebé, dice disfrutar de la vida y del conocimiento: “Todo, por más absurdo que pudiera parecer, lo hago importante, útil”.

Ana Valeria Mendoza Toledo es parte de la generación 2008-2011 del campus Tlalpan-Coyoacán de la Universidad ICEL, en donde obtuvo un promedio general de 9.2 durante su estancia en el bachillerato tecnológico, y posteriormente el de 9.8 a nivel licenciatura, en la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), campus Xochimilco.

Sencilla y vulnerable, le gusta expresar lo que piensa y compartir lo que sabe. Llegó a la Universidad ICEL impresionada por sus instalaciones, conoció los programas de estudio y se entusiasmó más porque al adquirir una especialidad, le sería una herramienta para la vida profesional futura; además de marcar un camino más claro para decidir y conocer a qué área profesional se acoplaba a su perfil.

Amante de la producción visual, incursionó en este campo en sus prácticas escolares gracias al apoyo de buenos y reconocidos profesores: “La Universidad ICEL fue una etapa importante y determinante en mi persona. Fueron años en los que aprendí muchas cosas; me conocí a mí misma, enfrenté retos e identifiqué mi potencial, además de que desarrollé habilidades que ignoraba, aprendí a ver más allá, a observar y a escuchar”.

Lecciones de humildad

Orgullosa de su escuela de procedencia, reconoce que sus maestros en la Universidad ICEL influyeron mucho en ella. Dice haber crecido como persona, ya que le dieron muchas herramientas para el futuro.

Las y los profesores de esta institución, según nos confesó, le dejaron huella por el dominio del conocimiento que manejan en su especialidad, pero sobre todo le enseñaron a ser humilde, “ya que siempre habrá alguien con menores aptitudes, pero también con otras habilidades”, nos confesó.

No todo fue miel sobre hojuelas, porque durante su preparación académica también se enfrentó con lecciones, a veces duras, de las que aprendió mucho. Segura de que el esfuerzo vale la pena y la ignorancia te hunde rápido, Vale recordó así, con nostalgia, su época estudiantil en el campus Tlalpan.

Alegre y satisfecha, clara y puntual, nos habló de sus metas a corto y mediano plazo. Quiere hacer su maestría en marketing y publicidad social, y más adelante ser directora en una agencia de productos audiovisuales; por eso invita a las y los jóvenes a no conformarse, a hacer su mayor esfuerzo con pasión y dedicación para lograr sus metas personales y profesionales.

Modificado por última vez en Lunes, 01 Agosto 2016 10:37