Chat with us, powered by LiveChat ¿Qué es ansiedad, depresión y bipolaridad? - Universidad ICEL

¿Qué es ansiedad, depresión y bipolaridad?

Retos de la profesión docente en el regreso a clases presenciales
alimentos-organico-zanahoria-natural
Alimentos orgánicos, ¿valen la pena?
Mostrar todo

¿Qué es ansiedad, depresión y bipolaridad?

psicologo-depresion-joven-terapia

“A veces soy tan bipolar, que ni siquiera yo sé de que humor estoy”

Debido a la popularización y a la mala interpretación de algunos padecimientos mentales, hay personas que tienen algún trastorno y no toman en serio los síntomas o las consecuencias de sus padecimientos. Esta popularización, lejos de permitir la aceptación o integración de dichas personas, marginan y limitan su propio tratamiento.

Esta es la razón por la cual dedicamos estas líneas, para describir algunas diferencias significativas entre 3 trastornos del estado de ánimo que son muy nombradas en la actualidad: la depresión, la ansiedad y la bipolaridad.

¿Qué es la depresión?

Cuando hablamos de depresión, en la idea popular, pensamos que es alguien que se encuentra todo el tiempo triste, llorando o sin muchas ganas de hacer nada.

Dicha descripción no dista mucho de la realidad, pero es importante poner atención a características muy específicas y, sobre todo, a la frecuencia e intensidad con la que se presentan.

Una persona que padece depresión se siente vacía, sin esperanzas y experimenta culpabilidad excesiva. Sin embargo, en adolescentes y niños podemos encontrar conductas irritables y de enojo.

En la mayoría de los casos, también se presenta:

  • Disminución importante de interés por prácticamente todas las actividades, sean o no de su agrado.
  • Agitación o retraso en sus movimientos.
  • Poca capacidad para pensar o concentrarse.
  • Trastornos del sueño, como insomnio o hipersomnia.
  • Pérdida o aumento significativo de peso sin alguna dieta específica para ello.
  • Aumento o disminución del apetito.

Se debe tener en cuenta que todas o la mayoría de las características descritas se presentan la mayor parte del día, todos los días, por un periodo mayor a un mes.

depresion-hombre-triste

¿Qué es la ansiedad?

Por otro lado, el trastorno de ansiedad, mismo que padecen muchas personas en la actualidad, a raíz del confinamiento, se presenta con una enorme sensación de angustia que impide llevar una vida normal.

Este trastorno tiene muchas variantes, pero coinciden algunos aspectos que se deben tener en cuenta para hacer una detección temprana:

  • Preocupación excesiva y constante por situaciones específicas, o por nada en particular, pero con mucho temor y somatización de dicha preocupación, ya sea con falta de aire, urticaria, dolor de cabeza, estómago o pecho.
  • Falta de atención a lo que se hace, estado de ánimo disociado, es decir, que las sensaciones y percepciones no son acordes con la realidad. Por ejemplo, en una fiesta sentirse muy preocupado por la aglomeración de gente, en vez de estar disfrutando el momento de esparcimiento.

Estos síntomas inician bruscamente y, si no se controlan, llegan a su máxima expresión en los primeros 10 minutos, no teniendo una duración determinada.

Los distintos tipos de ansiedad se determinarán según la frecuencia con que ocurre y la intensidad de los mismos, pudiendo identificarse como ataque de pánico o clasificarse como trastorno de ansiedad generalizada. Cada uno de ellos tiene su tratamiento específico.

ansiedad-mujer-estresada

¿Qué es la bipolaridad?

Y finalmente, del trastorno bipolar se cree que una persona pasa de estar muy feliz a estar sumamente triste de un momento a otro. Sin embargo, esta interpretación es errónea, ya que la persona que lo padece, efectivamente, vive dos momentos completamente distintos, pero durante periodos prolongados de al menos seis meses a un año y medio.

Uno de los periodos es conocido como hipomaniaco, que se caracteriza por un aumento de la autoestima o grandiosidad (no delirante), disminución de la necesidad de dormir, lenguaje verborreico, fuga de ideas, distraibilidad, aumento de las actividades placenteras con un alto potencial para producir accidentes graves. 

Incluso, este periodo es el más peligroso para las personas con el trastorno, pues no miden las consecuencias de sus acciones y ponen su vida en riesgo con alta probabilidad de morir. 

En ocasiones, este estado hipomaníaco también presenta irritabilidad, en vez de una alegría extrema.

Dichos episodios de hipomanía comienzan de forma brusca, con un incremento rápido de los síntomas en uno o dos días, y suelen durar desde semanas hasta años, pero concluyen con episodios depresivos mayores, caracterizados por sentimientos de soledad, tristeza y vacíos profundos, donde ninguna actividad parece atractiva, aún cuando en el episodio anterior se dedicó mucho tiempo y esfuerzo, además de pensamientos frecuentes sobre la muerte. 

Dicho episodio depresivo también aparece súbitamente y se incrementa de la misma manera que el anterior, razón por la cual, en ocasiones, es necesario internar al paciente para evitar que se suicide.

De los tres trastornos del estado de ánimo descritos, el trastorno bipolar es el más impactante y preocupante de todos, pues la mala información hace creer que las personas que sufren estos cambios de ánimo solo están pasando por malos momentos después de hacer cosas grandiosas, cuando en realidad tienen un padecimiento que muchas veces ni siquiera ellos comprenden. 

Aún cuando el trastorno bipolar es de las vivencias más fuertes, la depresión y la ansiedad son padecimientos muy comunes que no son tratados como se debe, por la poca empatía y por los mitos alrededor de los mismos, haciendo que los pacientes no tomen con seriedad su problema. 

bipolaridad-mujer-blanco-negro

En todos los casos es muy importante acudir con los especialistas, que deben ser psiquiatras y psicólogos. Sin embargo, por desgracia, se piensa que acudir con cualquiera de ellos, sobre todo con los psiquiatras, es sinónimo de locura.

Por ello, resulta importante aclarar que el cerebro es un órgano igual que el hígado o el pulmón, y como órgano enfermo, debe ser tratado con medicamento, y en el caso particular del cerebro, debe haber apoyo psicoterapéutico, que fungirá de sostén emocional y psíquico en lo que el cerebro recupera su función normal.

Es importante estar atento a los síntomas y la frecuencia con que se presentan, y en caso de presentar de tres a cuatro de ellos, se pueda acudir con el especialista adecuado e iniciar tratamiento a tiempo.

Muchas vidas bien vividas se han perdido detrás de mitos y vacilaciones. Evitando el estigma social, seamos empáticos con los otros y con nosotros mismos, además de valientes para aceptar y comprender la enfermedad mental como una de tantas otras enfermedades que sufre el cuerpo.

Docente de las carreras en Ciencias de la Salud de Universidad ICEL.

Licenciada en Psicología por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM);    especialista en Desarrollo Humano por la UNAM;  especialista en Consultoría Filosófica por el Centro Educativo para la Creación de Prácticas Filosóficas (CECAPFI).

Conferencista en la UNAM y en secundarias oficiales; brigadista y primer respondiente con la Cruz Ámbar de México. 
Psicoterapeuta desde hace 7 años. Ha codirigido tres semanas Culturales para Universidad ICEL, enfocadas al arte y la salud.

Mejora el bienestar de las personas con la licenciatura en Psicología. Te impulsamos con 50% de descuento en tu primera mensualidad y 20% de beca, a partir de la segunda. (válido durante el mes de octubre).

Las opiniones expresadas en los artículos son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no necesariamente reflejan los puntos de vista de Universidad ICEL.

Contáctanos

Si tienes alguna pregunta o consulta completa el siguiente formulario o envíanos un correo electrónico a atencion@icel.edu.mx

    Loading Facebook Comments ...

    Deja una respuesta