Día Internacional de la Cultura Sorda

Vida estudiantil deportiva
Lenguaje de señas
Mostrar todo

Día Internacional de la Cultura Sorda

En nuestra vida diaria podemos apreciar diferentes situaciones o eventos que suceden a nuestro alrededor, ya sea al realizar una caminata por la calle, al acudir a un evento social, a un evento religioso, al salir a tomar un cafè con los amigos, acudir al trabajo o a la escuela. En ocasiones estos eventos son pasajeros pues duran un momento muy corto, y en otras se vuelven tan significativos que perduran por años en nuestra mente.

En estos momentos es cuando ponemos en práctica nuestra memoria, y es aquí donde surge la frase “recordar es volver a vivir”, debido a que nuestros sentidos vuelven a reaccionar tras este proceso de recordar. Si nos ponemos a analizar un poco dicha situación, podemos reconocer que lo recordado son imágenes, sonidos, olores, sensaciones que se vuelven un conjunto, formando ese evento suscitado.

Cuando esto pasa lo compartimos con alguien más para que el recuerdo siga siendo revivido para nosotros y para que el otro pueda comprender un poco de lo que nos genera dicha situación. Sin embargo, ¿qué pasa cuando no lo puedo expresar?, qué sucede cuando este suceso no puedo compartirlo y la razón de ello es mi condición física, porque tengo limitaciones para hacerlo. ¿Qué sentirías si el día de mañana amaneces queriendo compartir lo que soñaste o la aventura que tuviste anoche, una pesadilla o un dolor y, que al abrir los labios, no pudieras hacerlo?

Probablemente la respuesta a esas preguntas sean un poco complicadas de resolver, o tal vez puedas responderlas en este momento, sin embargo, es solo un ejemplo, pues una cosa es ejemplificar y otra es vivirlo. Digo, serìa complicado ya que el 80% de las forma de expresarse de los seres humanos es de manera verbal y el otro porcentaje corresponde al lenguaje no verbal. Sin embargo ese lenguaje no verbal lo interpretamos solo si conocemos el significado y en la mayoría de los casos ocupamos comúnmente un aspecto general, ya que los símbolos o movimientos llegan a tener un significado poblacional o generacional, dependiendo el contexto social donde estemos interactuando.

hastag

En México según el censo de 2020, el 16.5% de la población tiene alguna discapacidad y el 24.4% de ellos presenta discapacidad auditiva, lo cual equivale a 5, 104, 664 de personas en nuestro país. Tal vez, en algún momento te hayas encontrado con alguna persona con esta discapacidad, a lo mejor, ni te habías dado cuenta, o probablemente si lo percibiste, pero te diste cuenta de ello por la forma en la cual la persona se expresó ante una situación en particular. En ese momento, ¿qué sucedió?, ¿entendiste lo que expresaba?, ¿podías ayudarlo o ayudarla?, ¿conoces el nombre de la forma de expresión?, ¿tienes conocimiento sobre el LSM?

Quizá respondiste sí a alguna o todas estas interrogantes, aunque analizándolo, si tienes conocimiento y sabes sobre la Lengua de Señas Mexicana, probablemente la conoces ya que se generó alguna necesidad para hacerlo; tal vez algún familiar, compañero o amigo tiene esta discapacidad, o tal vez lo necesitaste por el trabajo o por alguna experiencia, quizá simplemente despertó tu curiosidad, pero… ¿cuántas personas a tu alrededor conocen de esta forma de comunicarse con esta comunidad?

Anteriormente revisamos el porcentaje de la población sorda, y ante esto se observa la supuesta integración e inclusión sobre dicha situación en la mayoría de los ámbitos (laborales, escolares, personales y sociales). Sin embargo, esta “inclusión” e “integración” es muy escasa, ya que no se cuenta con un cumplimiento de las necesidades reales de estas personas. Si se quiere ser realmente inclusivo deben implementarse estrategias de adaptación del lugar para la comunicación con esta comunidad.

Es a través de esto, que se busca hacer conciencia, con la finalidad de hacer válidos sus derechos, no como personas sordas, sino como individuos, como personas que son parte de la sociedad, para evitar que se aísle o se marginen de los demás. Deben integrarse a la sociedad y formar parte de nuestra cultura y parte de nosotros mismos; pues ellos al igual que nosotros son padres, madres, hermanos, hijos, amigos, pareja, estudiantes, profesionistas. Y por ello, debemos empezar a actuar en nosotros mismos, para poder brindarles este valor a todas las personas e integrarlas a nuestro día día, a nuestro entorno, adaptando y aceptando las diferencias, pues son las diferencias las que nos hacen que todo funcione.

hastag
retos

Carlos de Jesús Montaño Martínez

Experto ICEL, Docente de Licenciatura y Bachillerato Campus Zaragoza. Licenciado en Psicología, Maestrando en Tanatología. Con seis años de experiencia en atención psicológica.

* * *

Estudia en Universidad ICEL y obtén $1,000 de descuento en la primera parcialidad para Bachillerato, Licenciatura y Maestría. (Promoción válida durante el mes de septiembre de 2022)

*Las opiniones expresadas en los artículos son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no necesariamente reflejan los puntos de vista de Universidad ICEL.

Contáctanos

Si tienes alguna pregunta o consulta completa el siguiente formulario o envíanos un correo electrónico a atencion@icel.edu.mx

    Loading Facebook Comments ...

    Deja una respuesta