Chat with us, powered by LiveChat ¿Cómo actuar ante una falla estructural? (Parte 4) - Universidad ICEL

¿Cómo actuar ante una falla estructural? (Parte 4)

brazo-sacando-sangre-donacion
Salva vidas: ¿por qué es importante la donación de sangre?
sushi-salsa-principal-icel-gastronomia
Lo que no sabías del sushi, la comida más popular de ¿Japón?
Mostrar todo

¿Cómo actuar ante una falla estructural? (Parte 4)

mano-planos-arquitectura-icel

Previo a cualquier actuación es necesario realizar el estudio patológico, con el objeto de alcanzar las conclusiones que nos permitan proceder a la consiguiente reparación.

Este análisis tiene que seguir la línea inversa al proceso, pasando por los tres estadios necesarios de síntoma o efecto, evolución y origen o causa. 

Todos los autores coinciden en que el mencionado análisis debe ser metódico y exhaustivo. 

Para ello, debe ser preciso:

  1. Adoptar un método sistemático de observación y toma de datos.
  2. Limitar las posibles ideas preconcebidas, es decir, contener la intuición profesional.

Habrá que realizar un planeamiento general para asegurar que la función constructiva del elemento estructural permanezca inalterada. 

Para eso, se analizarán los siguientes extremos:

  1. Capacidad resistente, para ver si permanece dentro de los coeficientes de seguridad admisibles.
  2. Integridad, para ver que no sufre roturas.
  3. Forma, que no haya sufrido alteraciones que la saquen de su directriz inicial.
  4. Aspecto en elementos estructurales vistos, para ver si sigue mostrando la durabilidad adecuada.
  5. Observación. Para realizar los extremos adecuados en el planeamiento analizado, se hará preciso recurrir a una serie de observaciones permanentes o periódicas: unas simplemente para confirmar su aspecto (organolépticas), pero otras con toma de datos técnicos que exigen cierta instrumentación más o menos compleja. De tal manera se asegurará la permanencia de la función constructiva.
falla-arquitectura-tinacos

Reparación

La reparación es un conjunto de actuaciones, como demoliciones, saneamientos y aplicación de nuevos materiales, destinado a recuperar el estado constructivo y devolver a la unidad lesionada su funcionalidad arquitectónica original. 

Solo comenzaremos el proceso de reparación una vez descrito el proceso patológico, con su origen o causa, y la evolución de la lesión.

Si el proceso patológico se ha descubierto a tiempo, bastará la simple aplicación de productos con una misión protectora, pero en algunas ocasiones la reparación de edificaciones implicará la demolición o sustitución total o parcial de la unidad constructiva en la que se encuentra el foco de la lesión.

En cualquier caso, la reparación se compone siempre de dos fases claramente diferenciadas. 

Primero, se debe actuar sobre la causa o causas origen del proceso y, una vez detectadas y solucionadas, se actuará sobre las lesiones. 

No se puede invertir el orden de la actuación ni actuar solo sobre la lesión porque, de este modo, la causa seguirá actuando y no podremos evitar que la lesión vuelva a aparecer.

Para aplicar las técnicas reparadoras adecuadas, es imprescindible tener en cuenta no solo lo comentado anteriormente, sino también que un elemento constructivo

dañado no es individual, sino que forma parte de todo el conjunto constructivo del edificio y que una actuación sobre este elemento afectará en mayor o menor medida

a toda la unidad constructiva. 

Otra cuestión importante a considerar es la compatibilidad entre los materiales existentes en las edificaciones y el comportamiento de los nuevos materiales que se añadirán.

Para que todas estas cuestiones queden cubiertas, es necesario seguir un proceso ordenado y progresivo a la hora de reparar cualquier elemento constructivo. 

Este procedimiento consta de tres etapas:

  • La primera etapa de información previa consistirá en una toma de datos para conseguir una definición física lo más desarrollada posible del elemento a reparar. Nos va a permitir conseguir una visión general para evaluar el estado de la unidad dañada.
  • La segunda etapa de reconocimiento va a establecer los daños existentes, ubicación, forma, cuantificación, etc.
  • La tercera etapa es la de diagnóstico. Mediante el análisis de los datos obtenidos, se tomará la decisión puramente técnica del nivel de actuación que se recomienda llevar a cabo.
reparacion-fallas-arquitectura-icel

Restauración

Cuando la reparación se centra en un elemento concreto o en un objeto de decoración, hablamos de restauración. 

La restauración tiene como principio fundamental conservar el estado original del edificio para que el valor arquitectónico, histórico y artístico no se vea alterado.

Es por ello que, antes de intervenir en un edificio histórico, debemos tener siempre presente estos puntos básicos: 

1. La intervención debe ser la mínima posible.

2. Debe respetar la antigüedad de los elementos constructivos.

3. Diferenciar lo existente que aún se encuentra en buen estado de las zonas degradadas.

4. No aplicar reglas generales, sino específicas para cada intervención.

Rehabilitación

La rehabilitación en arquitectura comprende una serie de posibles fases: 

  • Un proyecto arquitectónico para nuevos usos
  • Un estudio patológico con diagnósticos parciales
  • Reparaciones de las diferentes unidades constructivas dañadas
  • Restauración de los distintos elementos y objetos individuales

La diagnosis de daños y causas debe incluir un plano actual, pero apoyado en el original, mediante un sistema de fonometría para ubicar las distintas anomalías detectadas; comparar las propiedades de los materiales de las zonas dañadas y de las sanas; estudiar la evolución de los materiales; y analizar la influencia del clima y de los agentes contaminantes sobre los distintos materiales. 

En edificaciones antiguas, debido a la falta de ventilación, se produce casi siempre el problema de la condensación porque las paredes están más frías que el aire interior, y la humedad relativa suele superar el 70 %. 

Esta humedad se va a localizar sobre todo en zonas sin circulación de aire, como las esquinas, antepechos de ventanas y bajo los muebles y cuadros.

Los cambios y las transformaciones efectuadas a lo largo de los años en el edificio, y en general las acciones humanas, resultan agresivas para cualquier material.

Debido a las distintas necesidades de cada época, se van agregando nuevas instalaciones que generan un exceso de carga que no existía en el edificio en su origen.

Brenda-Aralia-Curiel-Razo-profesora-arquitectura-Cuautitlán

Arq. Brenda Curiel Razo

Docente de campus Cuautitlán, de Universidad ICEL.

Es licenciada en Arquitectura con especialidad en Control de Obra y Precios Unitarios.

Ha trabajado en diferentes empresas como Kaltsa, Constructora Metropolitana Urbi, Consorcio Ara y en el Ayuntamiento de Tlalnepantla de Baz.

Estudia la licenciatura en Arquitectura en Universidad ICEL, para que aprendas a reparar y rehabilitar edificaciones.

Recibe 20% de beca para todos tus estudios más 1000 pesos de bono en tu primera parcialidad (válido hasta el 30 de junio de 2021, para modalidad Presencial).

Contáctanos

Si tienes alguna pregunta o consulta completa el siguiente formulario o envíanos un correo electrónico a atencion@icel.edu.mx

    Loading Facebook Comments ...

    Deja una respuesta