Chat with us, powered by LiveChat

Las mejores películas de Stanley Kubrick

¿Por qué estudiar Ingeniería en Sistemas Computacionales?
30 julio 2020
La amistad en época de pandemia
4 agosto 2020
Mostrar todo

Las mejores películas de Stanley Kubrick

En pantalla seguimos al pequeño Danny Torrance recorriendo los pasillos del Hotel Overlook; pasamos de la amplitud de la cocina al estrecho pasillo que conduce a las habitaciones, la música es asfixiante; al girar a la izquierda, la cámara se detiene en seco; Danny está ahí, de espaldas, en primerísimo plano; al fondo, dos espectrales gemelas de tez blanca y vestido azul le llaman susurrando: “Hola, Dany, ven a jugar con nosotras… Para siempre”.

Por Claudia Zaragoza Orozco, docente de la carrera de Ciencias de la Comunicación en campus La Villa.

Elegir las tres mejores películas de Kubrick es una tarea compleja.

¿Hemos de considerar las más premiadas, o las más controversiales, o las más aceptadas, o las más innovadoras o acaso las más simbólicas? Particularmente, me he decidido por aquellas que no puedo dejar de mirar por el arte visual impregnado en ellas, lo que las ha convertido en filmes de culto.

La anterior es una icónica escena de la considerada mejor película de terror de todos los tiempos: “El resplandor” (The Shining, 1980), obra maestra del genial y controvertido cineasta, fotógrafo, guionista y productor estadounidense Stanley Kubrick (1928-1999), quien con 16 películas se ha encumbrado en la historia del cine por su impecable fotografía; innovación en las técnicas cinematográficas; la composición, simbolismo y meticulosidad en cada uno de sus planos; el uso de la luz, el color y la simetría; así como su obsesión por repetir incansablemente las escenas hasta que obtenía de los actores el gesto o expresión deseados.

The Shining (1980)

Empezamos con la ya mencionada El Resplandor, basada en la obra homónima de Stephen King (1977). Mucho se ha hablado del simbolismo oculto en esta película y sus referencias históricas las cuales, junto con la representación de los trastornos psicológicos, se ha convertido en objeto de estudio para psicólogos, sociólogos y semiólogos.

Estudiantes de Comunicación observan en ella una cátedra de punto de fuga, composición de imagen y su perfecta simetría, teoría del color, el uso de steady cam (estabilizador para escenas en movimiento), el papel de la música para crear tensión y el magistral uso del lenguaje cinematográfico. Ni qué decir del trabajo con los actores, se dice que una de las escenas entre Shelley Duvall (Wendy Torrance) y Jack Nicholson (Jack Torrance) se repitió 127 veces; el resultado es fenomenal. En ningún top de Kubrick encontrarán esta película en el número 1, pero estarán de acuerdo conmigo que es de las obras más referenciadas del cineasta en otros discursos televisivos y cinematográficos.

2001: A Space Odissey (1968).

Para los amantes de la ciencia ficción no hay mejor referente que 2001 Odisea del espacio. Una película hecha para contemplarse, para recrear la pupila y disfrutar cada escena al ritmo del vals. El guion contó con la participación del visionario escritor británico Arthur C. Clarke y para realizarla Kubrick se entrevistó con científicos expertos en vida extraterrestre de la talla de Carl Sagan.

Además, mandó a construir un set como una rueda de la fortuna lo que daba la sensación de falta de gravedad, utilizó la técnica de control de movimiento (con la que los modelos de las naves espaciales se movían a lo largo de pistas predeterminadas para poder ser filmadas como en Star Wars, (George Lucas, 1977)) e innovó con el product placement (colocando a cuadro productos de 40 marcas a cambio de recursos para la investigación y desarrollo de su equipo fílmico). Esta cinta también ha sido aludida en publicidad, películas y programas de televisión y vaya que merece estar en el Top de Kubrick al ser considerada una obra maestra.

Con esta película, además de lo ya mencionado anteriormente, los estudiantes de Comunicación aprenden sobre guion (o cómo manejar dos líneas argumentales y no morir en el intento) y el uso de figuras retóricas visuales (alegoría, elipsis, metáfora, entre otras); su complejidad y abstracción sobre la humanidad, la inteligencia, desarrollo tecnológico y el espacio, la ha llevado a ser retomada para su análisis en las facultades de filosofía, semiología, neurociencias, antropología y literatura.

A Clockwork Orange (1971).

Naranja mecánica es la segunda obra censurada de Kubrick, después de Lolita (1962), al grado que el cineasta solicitó que no se podría exhibir hasta después de su muerte, por las amenazas recibidas contra él y su familia. Está basada en la novela homónima del escritor británico Anthony Burguess (1962) a la cual le quitó el final feliz para hacerla aún más cruda y sarcástica. Debo confesar que es una película muy incómoda, una completa antítesis: el espectador va del rechazo total a la ultraviolencia y objetivación sexual de la mujer, a una fascinación por la calidad estética de la imagen; vemos a Alex DeLarge (Malcom McDowell) y su pandilla cometer infames crímenes, mientras escuchamos a Beethoven o la pegajosa, alegre e inocente Singing in the rain.

Se trata de una crítica ética y social que resulta de especial interés para estudiantes de psicología, filosofía, sociología y política. Para los alumnos de Comunicación, es una exhibición de innovaciones técnicas y narrativas para la época: secuencias aceleradas y a cámara lenta, escenas con cámara en mano, equipos de iluminación que permiten girar la cámara en cualquier dirección, micrófonos que recogen todos los diálogos, con una fotografía espectacular que nos obliga a no dejar de mirarla, aunque la acción mostrada sea terriblemente aberrante.

Merecen también mencionarse Eyes Wide Shut (1999), Barry Lyndon (1975) y Paths of Glory (1957), verdaderas obras de arte visual.

Perfeccionista, obsesivo, creativo, innovador, genial, Stanley Kubrick es uno de los grandes cineastas del cual tenemos mucho por aprender: técnicas de fotografía, simbología, aplicación del color, uso de la música para generar emociones y producir atmósferas, innovación tecnológica, tomar riesgos y creatividad para solucionar retos.


Si quieres aprender más sobre el mundo cinematográfico, tenemos para ti la licenciatura en Ciencias de la Comunicación.

Loading Facebook Comments ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *