Chat with us, powered by LiveChat ¿Por qué tener un perro es bueno para la salud mental? - Universidad ICEL

¿Por qué tener un perro es bueno para la salud mental?

tenochtitlan-arquitectura-pintura-icel
Conoce estas técnicas arquitectónicas que dejó la fundación de Tenochtitlan
bitcoin-mano-salvador
Uso de bitcoin en El Salvador, ¿cuáles son los riesgos?
Mostrar todo

¿Por qué tener un perro es bueno para la salud mental?

dia-del-perro-amigo

Indudablemente, muchas personas coinciden en que tener un perro en sus vidas es una de las mejores decisiones que han podido tomar, puesto que les ha cambiado la vida para bien. 

Tanto así que estos pequeños animales se han convertido en los compañeros inseparables de niños y adultos, por lo que se les ha tildado de ser “el mejor amigo del hombre” y, como todo buen amigo, está ahí para hacernos sentir mejor en los momentos más difíciles.

Es, quizá, debido a este gran aprecio que los profesionales hemos desarrollado diferentes enfoques terapéuticos donde hacemos partícipes a los perros

kimmy-perro-dia

Perros de asistencia

Uno de los ejemplos más conocidos son los perros de asistencia, que apoyan a personas con alguna discapacidad, por ejemplo, a personas ciegas o con algún tipo de parálisis, ya que pueden mejorar su estilo de vida. 

Este tipo de perros cumplen con tres funciones clave: 

  1. Mejorar la movilidad de la persona
  2. Alcanzar objetos 
  3. Facilitar la socialización e independencia, permitiendo así que las personas alcancen su autonomía, lo que mejora su autoestima (González-Salas, et. al. 2019).

Específicamente, en el campo de la Psicología, se reconoce el trabajo de los perros para apoyar a pacientes que sufren de alteraciones neuropsicológicas, como son la epilepsia o la esquizofrenia. 

Con respecto a los pacientes con epilepsia, los perros son entrenados para detectar y avisar al paciente del comienzo de un ataque epiléptico, en promedio 10 minutos antes, lo que ayuda a que la persona pueda resguardarse de cualquier peligro presente (Vivir con epilepsia, 2016). 

Por otra parte, de acuerdo a diferentes reportes de personas institucionalizadas con diagnóstico de esquizofrenia, se demostró que la presencia de perros para apoyo emocional permitió que los pacientes puntuaran mejor en pruebas del funcionamiento social-interpersonal (Barak, Savorai, Mavashev y Beni, 2001) y que tuvieran una mejor percepción de su calidad de vida (Nathans-Barel, et. al. 2005). 

Aunque este tipo de trastornos necesariamente nos llevan a pensar en ambientes hospitalarios, el apoyo que pueden brindar los perros no se restringe a estos lugares. 

Terapia Asistida por Animales

Un tipo de terapia que ha demostrado gran funcionalidad para el mejoramiento de diferentes padecimientos psicológicos es la Terapia Asistida por Animales (TAA). 

Este tipo de terapia tiene por objetivo mejorar el funcionamiento cognitivo, físico, social y emocional de un paciente en su vida cotidiana (Villalta y Ochoa, 2007). 

Algunas de las personas que se han visto beneficiadas por el uso de este tipo de terapias son los niños con autismo, adolescentes en situaciones de riesgo y adultos mayores.

En el caso de los adolescentes, se tiene reporte de que establecer relaciones con un perro, ya sea de manera familiar o terapéutica, mejora la comprensión y expresión de sus emociones, haciéndolos sentir menos solos y con mayor empatía hacía los demás, lo que permite mejorar sus relaciones interpersonales (e.g. Black, 2012; Jalongo, Astorino & Bomboy, 2004; Hamama, et. al. 2011 citado en Ortiz, Landero y González, 2012). 

Por su parte, los niños con autismo se han visto beneficiados en mejorar sus niveles de irritabilidad, disminuyendo situaciones de comportamientos riesgosos. 

Esto se ha atribuido a que la interacción con el perro mejora la autoestima en el niño, pues le permite comprender las emociones del otro, además de que son una buena distracción y mejoran la sensación de seguridad (Isaza y Muñoz, 2013).

Finalmente, con adultos mayores se tiene reporte de que la interacción con perros ayuda a disminuir la presión arterial, los niveles de estrés y mejora la esperanza de vida después de un evento cardiovascular (infartos). 

No obstante, se ha atribuido que estos hallazgos podrían deberse meramente a que la tenencia responsable de un perro propicia que los adultos realicen ejercicio y se relacionen con otros dueños de perros (Herzog, 2011; Wells, 2007). 

De manera contradictoria, se han reportado estudios en los que el simple hecho de tener un perro no es suficiente para observar estas mejoras, sino al contrario, pues el “costo psicológico” (Southerland, 2007) de tener un perro puede resultar en problemas de ansiedad (Gillum & Obisesan, 2010; Parslow, Jorm, Christensen, y Rodgers, 2005; citado en Herzog, 2011). 

Entonces, ¿qué hace que la interacción con perros sea benéfica para la salud mental?

Diversos autores han señalado que el componente que podría dar respuesta a esta pregunta es el vínculo entre humano y perro

De acuerdo con esta noción, un vínculo saludable humano-perro se compone de la empatía o identificación con el perro y las creencias o valores del humano sobre su naturaleza (Southerland, 2007); pero ,indudablemente, el factor más importante es la cercanía de la relación, pues entre más cercana sea, mayor influencia tendrá sobre la salud. 

Se ha reconocido que las relaciones humano-perro pueden ser equiparables a las humano-humano pues proveen de afecto, socialización, cercanía con la naturaleza y seguridad (Kidd y Kidd, 1987, citado en Southerland, 2007).

De tal manera que, una relación cercana y de confianza es un factor que permite reducir la percepción de estrés, protegiéndonos contra la ansiedad al propiciar que la persona genere estrategias diversas para enfrentar el estrés (McNicolas, et. al. 2005), no importa si es con una persona o con un perro.

No cabe duda de que los perros llegaron a nuestras vidas y se volvieron una parte muy importante de ella; sin embargo, no basta con solo tener un perro cerca de nosotros, sino que es necesario poder integrarlo a nuestra vida y darle una vida digna, asegurándonos de cubrir adecuadamente sus necesidades básicas: alimentación balanceada, ejercicio físico, socialización, paseos, estimulación mental y, sobre todo, afecto. 

Como podemos ver, tener un amigo canino nos puede generar muchos beneficios como son el cariño incondicional, un compañero de ejercicio, un pretexto para hablar con otros y un amigo para toda la vida.

Edith Marlen Feregrino Nuñez

Docente de la carrera de Psicología en Universidad ICEL.

Licenciada en Psicología por la Universidad Nacional Autónoma de México. Cuenta con una maestría en Ciencias de la Conducta por la Universidad de Guadalajara.

Realiza investigación sobre conducta animal desde 2013.

Ganó el primer concurso de tesis de licenciatura, organizado por la Sociedad Mexicana de Análisis de Conducta.

Cuenta con certificación como entrenador canino integral por la fundación Supercachorros A.C.

Es ponente en congresos nacionales e internacionales.

Autora de artículos científicos en revistas nacionales e internacionales.

Colaboró en la escritura de un libro recopilatorio de las líneas de investigación realizadas por el Laboratorio de Procesos Conductuales y Modelos Animales en 2018.

Miembro titular de la Sociedad Mexicana de Análisis de la Conducta a partir de 2018.

Colabora como revisor para la Revista Argentina de Ciencias de la Conducta desde el año 2020.

Fuentes:

Barak, Y., Savorai, O., Mavashev, S. & Beni, A. (2001). Animal-assisted therapy for elderly schizophrenic patients: a one-year controlled trial. The American Journal of Geriatric Psychiatry, 9, 439-442

González-Salas, R., Barragán, Z., Vaca, C., Pastor, N., Yépez, M. (2019). Terapia con mascotas: perspectivas en la salud pública. Revista UNIANDES. Ciencias de la salud, 2(3), 265-282

Herzog, H. (2011). The impacto f pets on human health and psychological well-being: fact, fiction, or hypothesis? Current directions in Psychological Science, 20, 236- 239

Isaza, A., & Muñoz, D. (2013). Terapia asistida con perros en niños con autismo. Revisión sistemática. [Tesis para obtener especialidad en Psiquiatría. Universidad del Rosario. Escuela de Medicina y Ciencias de la Salud. Centro de Investigación en Ciencias de la Salud] https://repository.urosario.edu.co/bitstream/handle/10336/4885/1015995201.pdf?sequence=1

Nathans-Barel, I., Feldman, P., Berger, B., Modai, I. & Silver, H. (2005). Animal-assisted therapy ameliorates anhedonia in schizophrenia patients. A controlled pilot study. Psychotherapy and Psychosomatics, 74, 31-35

McNicolas, J., Gilbey, A., Rennie, A., Ahmedzai, S., Dono, J.A., & Ormerod, E. (2005). Pet ownership and human health: a brief review of evidence and issues. British Medical Journal, 331, 1252-1254

Ortiz, X., Landero, R., & González, M. (2012). Terapia Asistida por perros en el tratamiento del manejo de las emociones en adolescentes.  Summa psicológica, 9(2), 25-32

Southerland, E. M. (2007). A study of the effects of pet ownership on mental healt amoung Community-dwelling senior citizen in Northeast Tennesse. [Tesis para obtener el grado de maestría. Faculty of the Departament of Public and Allien Health East Tennesse State University] https://dc.etsu.edu/cgi/viewcontent.cgi?article=3407&context=etd

Villalta, V. & Ochoa, S. (2007). La terapia facilitada por animales de compañía como programa de rehabilitación adjunto para personas con diagnóstico de esquizofrenia crónica. Papeles del psicólogo, 28(1), 49-56

Wells, D. (2007). Domestic dogs and human health: An overview. British Journal of Health Psychology, 12, 145-156

Vivir con epilepsia, 2016. Recuperado en: https://vivirconepilepsia.es/perros-asistenciales-personas-epilepsia

Conoce diversas técnicas terapéuticas con la licenciatura en Psicología de Universidad ICEL. Recibe 40% de descuento en tu primera parcialidad más $1, 000 pesos de beca para todos tus estudios, a partir de tu segunda parcialidad (válido hasta el 2 de agosto de 2021).

Las opiniones expresadas en los artículos son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no necesariamente reflejan los puntos de vista de Universidad ICEL.

Contáctanos

Si tienes alguna pregunta o consulta completa el siguiente formulario o envíanos un correo electrónico a atencion@icel.edu.mx

    Loading Facebook Comments ...

    Deja una respuesta